La PAH: cambiando el miedo de bando

La derecha española saca los dientes contra los antidesahucios, y no es para menos, pues han sabido identificarla como uno de sus enemigos más peligrosos. La campaña contra la PAH no es en absoluto gratuita o arbitraria, sino que responde a la reacción de los poderosos ante una estructura de organización popular que comienza a ponerlos nerviosos. Parece que poco a poco estamos logrando que “el miedo cambie de bando”.

La plataforma de afectados por la hipoteca (PAH), es a día de hoy el mayor grano en el culo que tiene la oligarquía en España. Se trata del brazo más combativo del movimiento popular que lucha contra la implantación de los dictados de la Troika, y que además cuenta con un apoyo popular abrumador. Y esto se debe fundamentalmente a una serie de características.

1) Se trata de una lucha por un bien de primera necesidad:

El hecho de que sea una lucha centrada sobre algo tan básico y necesario como es la vivienda, implica fundamentalmente dos cosas. La primera es que aquellos que integran el movimiento tienen un grado de compromiso en la lucha muchísimo mayor, dado que se trata de defender algo que le afecta a su vida directamente y de forma traumática; esto hace que los participantes estén dispuestos a trabajar más y de forma más pragmática. Y la segunda es que la reivindicación de una vivienda de personas que se van a quedar en la calle, genera un mayor grado de empatía por parte de la población, y ayuda a que se forme un gran bloque de solidaridad con el movimiento.

2) Ha conseguido pasar de la resistencia, a la ofensiva:

Otro de los grandes éxitos de este movimiento, es que ha pasado de parar desahucios (defensa) a presentar proyectos de ley (ofensiva) como la ILP para la dación en pago. Observamos por tanto que el movimiento ha madurado lo suficiente, como para trascender del plano puramente inmediato como pueden ser los desahucios, y comprender que son las causas últimas (las políticas) las que deben ser modificadas para evitarlos. Un movimiento plural y sin identidad política afín a ningún partido, pero que no teme dialogar con ellos y plantearles sus propuestas concretas; ayudando así a romper con el “todos son iguales” y demostrando qué fuerzas políticas son las que protegen a la oligarquía, y cuales no.

3) Señala directamente a la clase dirigente como la culpable:

A diferencia de otros movimientos contra los recortes, donde el adversario al que identificamos es “el gobierno”, sin tener en cuenta que éste no es en realidad más que la marioneta de las clases dirigentes; el enemigo contra el que la PAH libra sus batallas son los bancos. Cuando el gobierno de Rajoy hace recortes, la gente le echa la culpa a “los políticos”, ya que son la cara visible de toda esta estrategia privatizadora. Sin embargo, los miembros de la PAH no atacan solamente a las leyes injustas, sino a quienes las impulsan y a quienes benefician. Los grandes dirigentes de este país, es decir, los banqueros y grandes empresarios, se han sentido muy seguros mientras las críticas se centraban sobre sus marionetas políticas (PPSOE). Sin embargo ahora comienzan a ponerse nerviosos cuando una gran masa social comienza a señalarlos como los verdaderos culpables de la crisis, denunciando como se llenan los bolsillos mientras destruyen los servicios sociales.

4) Está elevando la tensión de la protesta:

Ha quedado demostrado ya, que ni siquiera las manifestaciones masivas logran mover un ápice de su linea al gobierno de Rajoy. Las mil y una manifestaciones parecen no importarle nada al gobierno, que semana a semana trae nuevas medidas de recorte. Sin embargo, la resistencia pasiva que la PAH realiza en los desahucios, que implica un enfrentamiento directo con la policía, si está consiguiendo pararlos. Esta resitencia es vista como legítima por el conjunto de la población, logrando normalizar entre la gente un mayor grado de tensión y conflictividad en la protesta. En la misma linea, la estrategia del “escrache” (persecución personal a diputados y banqueros) está generando un gran debate, donde vemos que más gente comienza a apoyar este tipo de acciones frente al discurso de que “lo democrático es quedarte quieto mientras te joden”.

5) Ha sabido llegar a los medios tradicionales:

Frente a la desconfianza inicial (más que justificada) de los nuevos movimientos sociales hacia los medios de comunicación privados, la PAH ha sabido acudir a ellos, haciendo llegar su mensaje a millones de personas. Esto supone la presentación del movimiento desde una imagen de normalidad y relevancia social, frente a la imagen de marginalidad que suelen dar los movimientos que no salen de los espacios de contrainformación. Puede que este sea uno de los factores clave a la hora de comprender el gran respaldo social con el que cuentan, dado que su discurso es perfectamente asumible para el conjunto de la población, y no pueden ser tachados de “radicales antisistema”.

6) Está generando nuevos liderazgos: 

Por último, y aunque pueda parecer una cuestión menor, la PAH está logrando generar nuevos liderazgos para la izquierda. Liderazgos que no representan a personas que buscan votos, sino a personas que simbolizan una lucha comprometida por los más débiles. Rafa Mayoral o Ada Colau, logran canalizar a través de sus sentidos discursos el grito amordazado de cientos de miles de personas en este país. Y ponerle voz y discurso a una sensibilidad social, es parte imprescindible para cualquier proyecto de cambio a gran escala. Es el deber de la izquierda generar nuevos liderazgos, que sean colectivos, y que ayuden a ponerle cara a los nuevos movimientos sociales y políticos que exigen grandes cambios en la situación actual.

Así que en conclusión, la aparición de un movimiento popular con gran respaldo social, un grado de compromiso innegable, un discurso claro que señala al gran capital como culpable de la crisis, y que además está generando nuevos liderazgos…. es lo que hace que el miedo empiece a cambiar de bando.

Galería | Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La PAH: cambiando el miedo de bando

  1. Pingback: A Privativa » Con los terroristas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s