La Huelga General: ¿éxito o fracaso?

Tras las realización de la Huelga General del 14 de Noviembre, y tal y como suele pasar cada vez que se realiza una protesta de estas características, los días posteriores están marcados por el debate mediático. La pregunta es: ¿ha sido un éxito o un fracaso?

Tertulianos de toda índole y color político aportan sus opiniones, que normalmente poco o nada tienen que ver con la realidad de la Huelga, y sí mucho sobre los intereses que pretenden defender. Prueba de ello es el hecho de que un periodista de Telemadrid tuviera escrita su editorial sobre “el fracaso” de la Huelga General desde la noche anterior a la misma.

Pero antes de preguntarnos aquí si la Huelga General del 14-N ha sido un éxito o no, debemos preguntarnos qué es lo que lo determina, es decir, cuál es el objetivo que consideramos cumplido o no. Antes de preguntar si hemos ganado o hemos perdido, es importante tener muy claro qué es lo que pretendíamos.

Las grandes empresas mediáticas, con sus ejércitos de tertulianos distorsionadores de la realidad, tienden a ver las cosas de una forma estática. Se produce así una guerra de cifras (seguimiento en las empresas, los datos de consumo eléctrico…etc) que se centran exclusivamente en los efectos de la misma en el día de su celebración. Parten de la idea de que la Huelga es una protesta de un día que pretende parar los recortes del gobierno, y que tras la celebración de la misma el gobierno debería haber anunciado su marcha atrás en las políticas de austeridad para que se pudiera considerar un triunfo de los convocantes; pero dado que esto no se ha producido, la huelga puede considerarse un fracaso. Y tras esto declaran: “La huelga no ha servido para nada”, afirmación que suele ir acompañada de ataques a los sindicatos y de mentiras acerca de la supuesta vida de lujo que tienen los líderes sindicales a costa de sus afiliados.

Sin embargo, desde nuestras perspectiva marxista, entendemos la lucha como un proceso, como algo dinámico que se basa en una constante acumulación de fuerzas. No debemos analizar la Huelga General como algo abstracto o aislado en el tiempo, sino que hay que entenderla dentro de un contexto generalizado de luchas contra los recortes; unas luchas que poco a poco se han ido incrementando.

Más allá de analizar los efectos de la protesta de cara a una posible reacción del gobierno y los empresarios, debemos centrarnos en sus efectos hacia lo interno del movimiento contra los recortes. Partiendo de esta idea, vamos a preguntarnos si hemos cumplido una serie de objetivos:

1) ¿Ha servido para aumentar el nivel de conciencia popular?

Las movilizaciones han sido verdaderamente masivas, y las consignas que se cantaban en las mismas sí parecen demostrar que el nivel de conciencia se ha visto aumentado. Las exigencias de meter a los banqueros en prisión, la negativa al pago de la deuda (al ser fundamentalmente privada), y la negación de la política de austeridad como única salida a la crisis han sido la tónica general en las protestas. De un descontento sin clara dirección, parece que poco a poco vamos pasando a una indignación con enemigos a batir mucho más claros.

2) ¿Hemos conseguido movilizar a más sectores de los que ya estaban movilizados? ¿Se ha mejorado la coordinación en la lucha de los diferentes sectores afectados?

En este aspecto, sin lugar a dudas, la respuesta es si. Tal y como hemos visto, esta Huelga General ha sido diferente a otras que se han convocado; ¿por qué? pues porque ha logrado trascender la lógica puramente sindical para convertirse en una protesta ciudadana que engloba amplios sectores de la sociedad. La propuesta de la Cumbre Social lanzada por los sindicatos ha surtido su efecto, y aparte de los sindicatos el movimiento estudiantil, el de STOP desahucios, el de la defensa de los servicios públicos…etc, han sabido encontrarse en una lucha común organizada de forma conjunta, flexibilizando las formas y limando asperezas ante una situación que hace absolutamente necesaria la unidad sin fisuras.

3) ¿Hemos logrado visibilizar el descontento masivo ante las políticas del gobierno?

Frente a la política agresiva de las empresas de comunicación, la única herramienta que nos queda es la de hacernos visibles en la calle. Para millones de personas en este país, la realidad no es más que lo que ven por televisión; y si desde estos medios invisibilizan las protestas, es como si nunca hubieran existido. Es por esto que hacernos ver en las calles, en los barrios y centros de trabajo y estudio resulta fundamental para poder contrarrestar la política de criminalización de los grandes medios de comunicación.

Frente al desprestigio de los sindicatos desarrollado por estos grandes medios, la protesta ha sabido vestirse de todos los colores, para demostrar que se trata de una lucha de todos y todas, demostrando en la práctica que la convocatoria de Huelga General no es (como algunos defienden) una maniobra de los sindicatos mayoritarios para “mantener sus chiringuitos”. Las manifestaciones masivas realizadas el día de la huelga, más la acción de los piquetes durante toda la jornada, han logrado hacer ver que existe un descontento masivo y que además, va cogiendo forma poco a poco hacia modelos más organizados de resistencia.

4) ¿Ha supuesto un nuevo impulso a las luchas? ¿Se han visto reforzadas?

Esta última pregunta puede servir a modo de conclusión una vez hemos respondido favorablemente a las anteriores. Si hemos conseguido visualizar el descontento masivo, hemos logrado la movilización de más sectores y hemos mejorado la coordinación entre los mismos, y por último, estamos logrando un discurso más unificado con unos enemigos cada vez más definidos… podemos concluir que las luchas se han visto reforzadas gracias a la Huelga, y que ésta ha servido para dar un nuevo impulso a las mismas.

La Huelga General ha sido un éxito, y no porque haya conseguido parar de golpe los recortes (cosa que no ha logrado, y que nadie esperaba realmente lograr), sino porque ha supuesto un salto cualitativo en la lucha contra los mismos. Un reforzamiento de todos los sectores, una gran lucha unitaria y coordinada desde los diferentes frentes, una visibilización masiva del descontento que logra saltar el silencio mediático; en definitiva, un empoderamiento de los de abajo frente a los de arriba, que implica que hoy estamos mejor preparados para la lucha que estamos viviendo, de lo que estábamos el 13 de Noviembre.

Este no es el fin de la lucha, ¡es el comienzo de una nueva etapa!

Galería | Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Huelga General: ¿éxito o fracaso?

  1. Pingback: Huelga del 14N ¿Éxito o fracaso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s